Mi nombre es Ralf B. y tengo 46 años.

Hace aproximadamente 14 años cuando posiblemente sufrí una picadura de un tábano y me contraí inocentemente la enfermedad de Lyme. No tenía una erupción de piel, ni una gripe de verano. Desde entonces tengo problemas diferentes: episodios de estado de ánimo deprimido, pérdida de energía, problemas de concentración, trastornos del sueño, de vez en cuando parálisis o como mis médicos lo llamaron parestesia, es decir, sensación de sordera, sobre todo en las piernas. Fui a varios médicos a causa de mis problemas, un diagnóstico exacto no se hizo en los primeros años. La declaración estándar fue un „trastorno de somatización“.

No pude y no quería resignar a la supuesta somatización! En 2008 visité por mi cuenta una clínica que se especializa en la enfermedad de Lyme. El médico tratante exoresó la sospecha de una enfermedad de Lyme debido a mis quejas y dio lugar a un amplio diagnóstico de laboratorio. Y vea, los resultados fueron claros: borreliosis crónica con episodios agudos de vez en cuando.

Entonces comenzó un tratamiento de antibióticos, con „Rocephin“ en dosis relativamente baja durante 4 semanas. El esfuerzo para conducir todos los días a la clínica para la infusión fue considerable. Por desgracia mis problemas no se mejoraron. Entonces seguido a otro diagnóstico laboratorio los resultados fueron similares a la primera. Mi médico hizo repetir el tratamiento con el antibiótico, „Rocephin“ 4 semanas. El resultado igual que antes. No se había mejorado nada. Hoy sé que la terápia que recomiendan los expertos son al menos 3 meses seguidos de tomar los antibióticos y se deberían dosificar más alto.

Sr. Waldherr trató de investigar al fondo: de primero me advirtió de que una borreliosis que existe sobre largo tiempo es difícil de tratar. La probabilidad de complicaciones en una enfermedad tan larga es bastante alta. Ha propuesto un amplio programa: una extensa investigación de laboratorio, tras el rechazo del mercurio con la infusión „DMPS“ (que tenía varios años empastes de amalgama diversa en la mandíbula), ya que el mercurio, tales como borrelia también suprime el sistema inmunológico. A partir de entonces, siguió el control de la defensa, tanto la defensa celular, lo llamó la subpoblación de linfocitos, como las inmunoglobulinas.

Los resultados parecen indicar un cambio en mi defensa. En la actualidad, por lo tanto, las investigaciones están en curso para aclarar esta cuenstión. Mi médico lo llama Th1/Th2-Shift. Si la translación está presente, quiere iniciar una „terápia inmunomodulada“, la que opera positivo a mi defensa inmunológica. Al mismo tiempo iniciamos otra vez un tratamiento con antibióticos, esta vez cápsulas para tragar. Ahora estoy intrigado a los resultados de los análisis y espero al éxito de la terápia: me metí suficientes medicamentos; antidepresivos que solamente enmascaron mis problemas en la superficie. Quiero curar la enfermedad de Lyme a largo plazo.

- Ralph B., 46 años

 

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo